insectos
Alimentación Lifestyle Salud

Proteínas de insectos, ¿una alternativa a la proteína animal?

¿Le apetece un pincho de grillos? Pues este plato, de hecho, cuenta con más cualidades nutricionales que muchos de los alimentos que toma a diario. Por lo tanto, puede que valga la pena dar el paso.

Un desafío Mundial

La evolución actual de la población mundial se correlaciona con el aumento del consumo de proteína animal, llegando a un callejón sin salida nutricional y ecológica. Para alimentar – y sobre todo dar una mejor alimentación – a todos los habitantes del planeta, deben ser implementadas algunas soluciones alternativas: el uso de proteínas vegetales (cereales, legumbres) y el desarrollo de alternativas, incluida la cría insectos a gran escala, según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud desde 2013.

Insectos, ¿cuáles son las ventajas que representan?

Beneficios nutricionales

Estos pequeños animales están demostrando ser muy buenas fuentes de proteína (45-75%) de Omega 3 y 6, y minerales: hierro, zinc, magnesio, cobre, selenio, etc. Dependiendo de la alimentación de las especies y los insectos, algunos de estos niveles pueden ir hasta cubrir el 100% de nuestras necesidades diarias de ciertos micronutrientes.

Intereses ambientales

En este aspecto, los insectos también están tomando su juego. De hecho, la cría de insectos tiene un impacto medioambiental mínimo y de muy poco consumo de agua en comparación con las granjas tradicionales. Sólo hacen falta 2 kg de alimento para producir 1 kg de insectos, cuando se lleva a 8 kg para la misma cantidad de carne de vacuno. Además la crianza de insectos reduciría mucho el conocido efecto invernadero.

¿Es seguro comer insectos?

Consumidos en la naturaleza, los insectos pueden ser portadores de parásitos o bacterias, especialmente si se comen crudos o liofilizados. Los insectos también pueden ser tóxicos debido al consumo de pesticidas o materia orgánica. También contienen algunos anti-nutrientes (ácido fítico, taninos,…) que puedan afectar a su calidad nutricional. Estos puntos son objeto de medidas exámenes cada vez más estrictos para las explotaciones de insectos para consumo humano.

Añadir Comentario

Escribe aquí tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *